Qué hacer cuando el gatito tiene diarrea

Al igual que los niños muy pequeños, los gatitos también necesitan visitas periódicas a su médico veterinario. La atención sanitaria adecuada en esta etapa es esencial. Después de los primeros meses de vida, el gato adulto debe seguir teniendo revisiones periódicas, aproximadamente una vez al año.

Sin embargo, los gatitos deben ser visitados más a menudo para darles la inmunización básica necesaria contra las enfermedades infecciosas más comunes. A veces los gatos también acaban en el médico como consecuencia de las típicas "dolencias infantiles". Un ejemplo de ello es un síntoma común que a menudo se subestima, la diarrea. Aquí tienes todo lo que necesitas saber sobre la diarrea en los gatitos.

Síntomas de la diarrea en los gatitos

Desde un punto de vista puramente biológico, la diarrea es un proceso de limpieza del organismo del animal: a través de este proceso, el cuerpo se deshace de sustancias no deseadas o patógenas. Así pues, la diarrea es en sí misma una respuesta adecuada y útil del organismo, que normalmente no debe suprimirse.

Sin embargo, desde el punto de vista práctico, la diarrea en los gatos es un síntoma desagradable: dependiendo de su gravedad, tu joven animal puede no ser capaz de ir al baño y sólo te darás cuenta de la magnitud del problema cuando te encuentres limpiando tras él y lidiando con el desagradable olor que acompaña a este síntoma. También puede notar que el pelaje de su gatito no está tan limpio como de costumbre, y puede encontrar rastros de "accidentes" esparcidos por el piso.

En resumen, cuando un gatito tiene diarrea, está lidiando con una condición que pone a prueba su cuerpo. Las heces no compactas o líquidas exponen a los gatos muy jóvenes al riesgo de deshidratación temprana.

Es poco probable que el cuerpo de tu gatito tolere grandes fluctuaciones en el equilibrio de líquidos. Mientras que la diarrea leve en un gato adulto suele considerarse inofensiva y puede controlarse simplemente con una alimentación más ligera, si un gatito la padece, hay que consultar al veterinario inmediatamente. Desgraciadamente, la diarrea suele subestimarse.

Causas

  • Estrés: la mudanza a un nuevo hogar es un cambio difícil para un gatito joven. Dejar a la madre y a los hermanos para que se acostumbren al nuevo entorno son situaciones comúnmente asociadas al estrés. La diarrea en este caso puede ser un síntoma de tensión nerviosa y agitación. Si su veterinario no puede determinar una causa física para la diarrea de su gatito, considere el estrés de adaptación como una causa plausible.
  • Cambio de dieta: antes de ser adoptado por ti, tu gatito comía un tipo de alimento y ahora le ofreces otro, lo que significa que ha tenido que cambiar su dieta. En sí mismo, esto no es nada inusual, pero si eliges un alimento diferente, debes tener en cuenta el riesgo de que este cambio altere el sistema gastrointestinal del joven gatito. Por lo tanto, el cambio debe realizarse paso a paso: es esencial mezclar gradualmente una pequeña porción del nuevo alimento con el habitual (sólo una cucharadita al principio), aumentando poco a poco. En pocas semanas, podrá sustituir por completo la antigua comida a la que estaba acostumbrado su gatito por el alimento que ha elegido sin ninguna consecuencia.
  • Intolerancia alimentaria: Los gatos también pueden sufrir . Algunos reaccionan a los aditivos vegetales de los alimentos, mientras que otros son alérgicos a determinados aditivos o tipos de carne. Identificar una intolerancia alimentaria suele requerir tiempo y paciencia. Si este es el caso, debe pedir consejo a su veterinario.
  • Infección: No hay prácticamente ningún gato que no enferme en algún momento. La diarrea aguda suele ser el resultado de una infección de origen viral. Por regla general, esto puede determinarse fácilmente mediante una muestra de heces. En este caso, con la medicación adecuada prescrita por su veterinario, su gatito se recuperará rápidamente.
  • Parásitos: Por desgracia, los parásitos encuentran su entorno ideal en los intestinos de los gatitos. Por eso es fundamental desparasitar a las madres y a los gatitos afectados por la parasitosis en una fase temprana. Sin embargo, los gatos muy jóvenes suelen padecer gusanos o parásitos intestinales unicelulares: no todos los gusanos son iguales. Además de los conocidos nematodos y tenias, también existen la filariasis y los gusanos pulmonares, así como parásitos unicelulares como la giardia. Los tratamientos vermicidas suelen tener un espectro muy limitado. Por lo tanto, es importante que el veterinario determine qué tipo de gusano está presente en las heces del gatito y le prescriba la medicación adecuada. Por supuesto, también es importante seguir las instrucciones de dosificación que figuran en el envase del medicamento. El pequeño cuerpo de un gatito no suele sobrevivir a una sobredosis.

Tratamiento

Si su gatito tiene diarrea, puede haber varias causas. Según el tipo de síntomas, la causa identificada y la gravedad del curso, existen diferentes métodos de tratamiento. Aunque los propietarios de gatos adultos suelen creer firmemente en los remedios caseros, no es en absoluto una buena idea probar métodos alternativos cuando se trata de un gato muy joven.

La diarrea en los gatitos es un problema grave que puede provocar una deshidratación severa e incluso puede ser mortal. Por lo tanto, le recomendamos encarecidamente que consulte a su veterinario sin demora, para que su mascota pueda recibir el tratamiento adecuado para su enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir